Todas las entradas de: Juanma

Cómo hacer la mejor lasaña del mundo

Hacer una lasaña es muy fácil, pero si quieres conseguir la mejor lasaña que probarás en tu vida, tienes que seguir esta sencilla receta.

Ingredientes

  • 1 libra de salchicha italiana
  • 3/4 libras de carne picada
  • 1/2 taza de cebolla rallada
  • 2 dientes de ajo
  • 1 lata de tomate triturado
  • 2 latas de pasta de tomate
  • 2 latas de salsa de salsa de tomate
  • 1/2 taza de agua
  • 2 cucharadas soperas de azúcar
  • 1/2 cucharada de albahaca seca
  • 1/2 cucharada de hinojo
  • 1 cucharada de aliño italiano
  • 1/4 cucharada de pimienta negra
  • 4 cucharadas soperas de perejil
  • 12 láminas de pasta de lasaña
  • 16 trocitos de queso ricotta
  • 1 huevo
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 3/4 libras de mozzarella
  • 3/4 taza de queso parmesano

La mejor lasaña del mundo

Pasos para hacer la mejor lasaña del mundo

En una olla, cocinar la salchicha, la carne, la cebolla y el ajo a media temperatura hasta que coja color tostado. Añadir el tomate rallado, la pasta de tomate, la salsa de tomate y el agua. Sazonar con el azúcar, el hinojo, la albahaca, el condimento italiano, la sal, la pimienta y la albahaca. Remover y dejar hervir con la tapa durante 1 hora y media, removiendo de vez en cuando.

Pon a hervir un cazo de agua con sal. Cuece las láminas de pasta de lasaña con el agua hirviendo durante 8-10 minutos. Después, escurre las láminas y mételas en agua fría. El un bol, mezcla el queso ricota con el huevo, la albahaca y media cucharadita de sal.

Precalienta el horno a 190ºC.

Para montar la lasaña, pon media taza de la salsa de carne en una fuente de 9×13. Coge 6 láminas de lasaña y ponlas encima de la carne. Añade la mitad de la mezcla de queso. Añade más lonchas de pasta de lasaña y, encima, otra media taza de salsa de carne. Continúa con los mismos pasos hasta que se te acaben los ingredientes. Arriba del todo, pon la mozzarella. Cubre la fuente con papel de alumnio.

Mete la fuente en el horno durante 25 minutos. Después, quita el papel y mételo otra vez durante 25 minutos. Dejar enfriar 15 minutos antes de servir.

Dos sabrosas recetas con queso

A continuación os explicamos dos recetas con queso para chuparse los dedos y facilísimas de preparar, hasta para los que no os gusta cocinar.

Sopa de queso y patata

Ingredientes:

  • 1 cucharada de aceite virgen extra
  • 1 cebolla cortada en finas lonchas
  • 1,25kg de patatas peladas y cortadas
  • 1L de caldo de pollo o de verduras
  • 2 cucharaditas de romero troceado
  • 375ml de leche
  • 150g de queso suizo rallado
  • Un ramito de berro
  • 4 lonchas de bacon troceadas
  • Tostada con queso gratinado
  • Aceite de berr

Pasos:

  1. Para hacer el aceite de berro, mezcla el merro y el aceite en la batidora.
  2. Calienta el aceite en una olla a fuego medio. Cocina la cebolla mientras la remueves durante 5 minutos hasta que se poche. Añade la patata. Sube el fuego al máximo. Añade el resto de ingredientes y el romero y deja que hierva. Baja el fuego y deja que hierva a fuego lento durante 15-20 minutos o hasta que la patata se ablande. Después, retíralo y déjalo enfriar.
  3. Bate la mezcla hasta que se haga un puré. Baja a fuego lento-medio. añade la leche. remueve durante 3 minutos hasta que hierva. Añade el aceite de berro, un poco más de cebolla, el berro y el bacon. Sírvelo con las tostadas si quieres.

 

Bolitas de queso y espinacas

Ingredientes:

  • 2 cucharaditas de aceite virgen extra
  • 100g de mantequilla sin sal derretida
  • 3 dientes de ajo picado
  • 120g de espinacas
  • 375g de harina
  • 1 cucharadita de levadura
  • 250ml de manteca
  • 12  bolas de queso mozzarella
  • 1 huevo
  • Tomate
  • Especias

Pasos:

  1. Calienta el aceite y 20g de mantequilla en una sartén a fuego medio. Añade el ajo y remueve durante 2 minutos o hasta que desprenda olor. Añade las espinacas. Ponle la tapa y remueve ocasionalmente durante 5 minutos hasta que las espicanas se ablanden. Pasa la mezcla a un bol. Déjalo enfriar.
  2. Mezcla en un bol la harina y la levadura. Añade los 80g de mantequilla. Vierte 3/4 de manteca. Usa un cuchillo plano para que se mezcle todo bien. Pon la masa en una superficie con harina y córtala en 12 trozos.
  3. Precaliente el horno a 220·C. Haz discos con la masa de 9cm cada uno, mete una cucharadita de espinacas y de queso en el medio y haz una bolita con todo. Haz lo mismo con todos los trozos de masa.
  4. Bate el huevo junto con la manteca restante en un bol. Espárcelo por encima de las bolitas. Mételo en el horno durante 20-25 minutos o hasta que se doren. Servir con salsa de tomate. Sazonar con especias.

 

Elige bien el queso para una dieta sana

Son muchos los amantes del queso, pero ¿cómo podemos disfrutar de él al mismo tiempo que llevamos una dieta sana? ¿Hay unos quesos más saludables que otros?

Aspectos del queso

Hay cientos de variedades de quesos en todo el mundo, y todos son una combinación de cuatro ingredientes principales: leche, sal, fermento base y cuajo.

La mayoría del queso de los supermercados y restaurantes contienen mucha grasa porque están hechos con leche entera que contiene un 4% de grasa. Mientras que también puedes encontrar quesos con poca o sin nada de grasa, hechos con leche semi-desnatada, esta opción no es muy común en los supermercados y representan menos del 10% de la oferta.

Existen cientos de variedades de queso en todo el mundo

Propiedades nutricionales

El queso es una rica fuente de proteínas y contiene una importante cantidad de nutrientes, entre ellos el calcio y potasio. El queso también puede ser una fuente de vitamina D si está hecho con leche rica en vitamina D, lo cual no es muy frecuente. Una porción de queso contiene aproximadamente 300 miligramos de calcio, la misma cantidad de calcio que contienen 8 vasos de leche.

El aspecto negativo es que el queso es también una fuente de calorías, un subproducto de su contenido graso. Cuando comes queso para picar o añades queso a tus platos, está contribuyendo altamente a incrementar la cantidad de grasa total de la comida. El sodio que contiene también es otro aspecto negativo del queso.

Establece límites en la cantidad de queso que comes

La mayoría de los quesos son altos en calorías. Las Pautas de Dieta del 2015-2020 hacen énfasis en limitar la cantidad de grasas saturadas. Estas pautas recomiendan una ingesta máxima de 3 lácteos al día. Sin embargo, menos del 20% de la población estadounidense cumple este objetivo.

Una porción de queso equivale a una loncha y media de queso natura, dos lonchas de queso procesado o dos zatas de queso cottage. Además, las guías nutricionales recomiendan elegir quesos light.

Trucos para evitar pasarse

En los picoteos:

  • Compra queso light.
  • Come el queso a temperatura ambiente para mejorar el sabor.
  • Combina el queso con fruta seca o fresca, jamón, verduras, pan integral o galletitas saladas.
  • Esparce el queso en las ensaladas en lugar de servirlo en lonchas gordas. Prueba quesos sabrosos como el azul o el feta.
  • Usa el queso rallado para encima de tus platos.

10 recetas con queso cottage que debes probar

El queso cottage se come a menudo solo, como un snack delicioso. Pero como nos encanta encontrar recetas nuevas e interesantes, hemos pensado diez maneras diferentes de usar este delicioso queso. Desde ensaladas hasta tortitas, prueba una de las siguientes recetas y tendrás una comida deliciosa!

Las tostadas con queso cottage y mermelada están deliciosas

ALGUNAS IDEAS PARA ACOMPAÑAR EL QUESO COTTAGE:

1. El madrugador: puedes untar el queso cottage en una tostada o tortita con mermelada. A mí me encanta especialmente la tostada de pan con pasas, requesón y mermelada de fresa.

2. Mezcla mexicana: mezcla el queso cottage con un chorrito de lima y una pizca de pimienta negra, luego mete la mezcla en tortillas calientes con tomates frescos. También puedes añadir opcionalmente aguacate en rodajas y un poco de Monterey Jack desmenuzado por encima.

3. Imitación italiana: servido con espagueti frío o ensalada fresca de pasta de trigo integral mezclada con aceite de oliva, brócoli y tomates cherry.

4. Postre para la cena: un poco de tus cereales favoritos, queso cottage, frutas y nueces en un bol para una comida perfectamente saludable.

5. Patatas rellenas: pon un poco de queso cottage sobre una patata asada al horno, y luego encima pon una pizca de cebollino recién cortado, romero, o incluso un poco de canela. O trocea algunas verduras, añádeles un poco de limón y queso cottage, y sírvelo con una pequeña porción de patatas fritas como un pequeño aperitvo.

6. Para aquellos en una relación muy estable: tostar un poco de pan crujiente, untar un poco de mantequilla, luego pon encima una fina rodaja de cebolla y un poco de queso cottage. (Dicen que si dos personas comen cebolla al mismo tiempo, el efecto del mal aliento se anula).

7. Comida de la comodidad: He visto a mucha gente utilizar galletas de graham desmenuzadas y una sacudida de la especia de la empanada de la calabaza en el queso cottage.

Y, aunque las siguientes todavía no las he probado yo mismo, aquí van tres ideas más:

8. Parece ser que a Richard Nixon le encanta el queso cottage con ketchup.

9. He oído hablar de gente que mezcla el queso cottage con crema Chantilly (aunque no he encontrado a nadie reconociendo esto públicamente).

10. También hay quien unta queso cottage en el pan de maíz en lugar de mantequilla. Puede parecer raro pero dicen que está riquísimo, yo llevo mucho tiempo queriendo probarlo.

Aprende cómo comer queso en un ambiente formal

En términos de utensilios para comer, los tenedores y cuchillos son la opción obvia (y a veces la única disponible). Son maneras perfectamente razonables de comer queso, sin importar el tipo de queso.

Lo que no sabes, sin embargo, es que usar los dedos para comer trozos individuales de queso en un evento o comida formal es perfectamente válido. Es más aseado usar los dedos para quesos más duros que no ensucian tanto, por supuesto. Tocar el queso informa a tu paladar en cuanto al estilo de queso, textura, edad y contenido de grasa y en última instancia puede mejorar la experiencia de saber lo que tienes en el plato.

No subestimes las facilidades que te puede dar un cuchillo. Los cuchillos de la cena son perfectos para ahondar en los quesos cremosos, y puesto que no son afilados, puedes probar el queso directamente del cuchillo. Es una de las mejores maneras de comer queso como un profesional. También hace que sea más fácil oler el queso antes de probarlo, algo que deberías hacer puesto que, en realidad, saboreas más con tu nariz que con las papilas gustativas.

En lo que respecta al pan, está ahí por una razón. Para apreciar plenamente el sabor de los quesos, se debe comer el queso solo y utilizar pan como un limpiador del paladar. Cuando extiendes el queso en el pan, en realidad se rompe la estructura natural y la integridad del queso. Es por eso que a menudo se ven quesos más duros como Parmigiano Reggiano en pedazos rotos, irregulares en lugar de rodajas aseado; Es mejor cuando se corta con un cuchillo puntiagudo afilado que permite que el queso se rompa en trozos por sí solo a lo largo de los puntos de ruptura naturales. Lo mismo ocurre con los quesos blandos, que prefieren mantener su forma natural cuando se comen.

Si no te gusta comer el queso solo, trate de incorporar acompañamientos que pueden llegar con él. Presta atención al orden en que el queso estaban presentados. Los quesos deben ser consumidos de más suave a más fuerte, ya que puedes perder el matiz de un queso suave después de comer un azul, por ejemplo.

Pero algo que debes tener en cuenta en cualquier situación, es hacer lo que te hace sentir cómodo. Las reglas más importantes en el mundo del queso son las que hacen referencia al disfrute en lugar de la formalidad!