Conoce los pasos para degustar quesos correctamente

Sé que la forma más lógica de comer queso es llevártelo directamente a la boca. Pero así estás pasando por alto muchos matices del queso, así que no sería la mejor forma de comer un buen queso si de verdad quieres apreciar su calidad.

¿Cuál es exactamente el paso número uno más importante para degustar queso?

El primer paso para degustar un queso es olerlo. Puede sonar raro, pero en realidad apreciamos más el sabor con la nariz que con la lengua. Con la lengua podemos detectar 5 sabores: salado, dulce, amargo, ácido y unami.

La nariz tiene de 5.000 a 10.000 receptores de olor diferentes, por lo que cuando estás enfermo (o si te tapas la nariz cuando comes) puede ser capaz de detectar la dulzura de un melocotón, pero no saborearlo. Los responsables de esto son los receptores de olfato, que envían mensajes a su cerebro informándolo de lo que está probando. Ellos inducen la respuesta emocional de comer y traer recuerdos relacionados con esa comida.

El primer paso para degustar un queso es olerlo

Si el queso ha estado expuesto durante un rato antes de servirlo, antes de degustarlo corta una loncha y huélela, o rompe el trozo de queso que tienes por la mitad. La parte del queso que no ha estado expuesta está más fresca y sabrosa.

Conocer el vocabulario propios de las degustaciones de queso y aprender a hacer referencia a él te ayudará a conocer tus preferencias para la próxima vez y verbalizar tus gustos cada vez que pidas algún queso. Además, ser capaz de apreciar ciertos aromas y matices subyacentes a su vez te ayudará a determinar aquellos alimentos que pueden combinar bien con tu queso.


Recuerda, cuando vayas a degustar un queso, no olvides tu nariz cuando usted des el primer mordisco. Exhala por la nariz cuando tragues y presta atención a lo que se llama el efecto retro-nasal, los aromas que van desde la garganta hasta las fosas nasales.

Related posts